Tu privacidad es importante para nosotros
Nosotros utilizamos tecnologías, como las cookies, y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para personalizar los anuncios y el contenido según sus intereses, medir el rendimiento de los anuncios y el contenido y obtener información sobre las audiencias que vieron los anuncios y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales solamente para estos fines. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies
adp

SUBSCRÍBETE

Se el primero en enterarte cuando Lubinas Rías Baixas Fishing publique una nueva ADP STORIES.

SUBSCRIBIRSE
He leído y acepto la política de privacidad

COMO TRATA EL MAR A UN LUBINERO

Por Lubinas Rías Baixas Fishing

Notificaciones:
Compartir:

¡Muy buenas, lubineros! Con esta frase os doy la bienvenida a cada uno los vídeos de mi canal de Youtube "Lubinas Rías Baixas Fishing". ¿Eres aficionado a la pesca a spinning? ¡Pues quédate! esta historia te interesa.

Me llamo Jorge y soy un apasionado de la pesca de la lubina desde costa, un enamorado del mar y las costas gallegas y un "friki" que necesita probar todos los señuelos diseñados para engañar a cualquier depredador para poder disfrutar así de su noble lucha. Siempre cuento con la ayuda de los equipos de pesca más eficaces y cuido hasta el último detalle para que todo salga bien.

Los roquedos con fuertes rompientes son un escenario propicio para la búsqueda de las lubinas

¿Cómo y cuándo llegó la pesca a mi vida? Pues la tradición familiar es el motivo por el que la pesca es para mí no solo un hobby, sino una forma de vida desde muy pequeño.

En aquella época, todavía no existía la pesca a spinning tal y como la conocemos hoy en día

Mis abuelos y mis padres me enseñaron a pescar, a disfrutar de los preparativos previos a una jornada de pesca y a entender la actividad como una excusa perfecta para salir a disfrutar de la naturaleza, para despejar la mente y pasar un buen rato con tus seres queridos. Todos sabéis que el bocata sabe distinto en el mar, escuchando el ruido de las olas, con el olor a salitre penetrando en tu mente mientras piensas que solo por eso ya ha merecido la pena salir a pescar ese día.

Jorge nos comparte esta preciosa foto familiar junto a su padre

Pero claro, nuestro objetivo también era pescar. En aquella época, todavía no existía la pesca a spinning tal y como la conocemos hoy en día. Utilizábamos la pesca a fondo, usando un plomo y un par de anzuelos al final de la línea, con el objetivo de capturar maragotas, pintos, serranos o cualquier otra especie a la que le apeteciese el cebo que tan cuidadosamente habíamos colocado.

Es entonces cuando llega a mis manos una caña de spinning que dio a mi vida un giro inesperado

Esas jornadas de pesca familiares crean un recuerdo imborrable que, con el paso de los años, necesitas revivir. Después de años en los que estudiar y buscar una estabilidad laboral fue mi prioridad, sentí la necesidad de volver a coger una caña y revivir esos momentos, esta vez siendo yo el responsable de la preparación y organización de mis propias jornadas de pesca.

Las lubinas no dudarán en cazar nuestros señuelos acechando en zonas de corrientes

Es entonces cuando llega a mis manos una caña de spinning, delgada, liviana y de dudosa calidad pero que dio a mi vida un giro inesperado. Apenas tenía conocimientos sobre esta modalidad de pesca ni conocía a nadie cercano que me sirviese de guía en estos primeros pasos. Suerte que, a día de hoy, contamos con una amplia información en internet para poder orientarnos y emprender numerosas actividades y es así como terminé por adentrarme en este mundo apasionante. Mis primeras jornadas a spinning eran un fracaso continuo; perdía varios señuelos cada día, se formaban pelucas en mi carrete, algún tropezón inesperado por el pedrero y ni rastro de las lubinas ni de ninguna otra especie.

Todas esas dudas se disipan cuando siento un tirón al otro lado de la línea

En esos momentos, abandonar esta modalidad de pesca era una opción, pero no para mí; sabía que el fracaso formaba parte del aprendizaje y que, una vez superada esa etapa, las cosas comenzarían a salir mucho mejor. Me armé de paciencia y comencé a investigar por mí mismo spots de pesca que me parecían interesantes, diferentes posturas fruto de la intuición que, partiendo de mis tempranos y modestos conocimientos, me hacía sospechar que la ansiada lubina "objetivo" podría hallarse por cierta zona acechando a su presa. Muchas jornadas sin resultados, madrugones y atardeceres simplemente con ese bocata a pie de mar como recompensa.

La tan ansiada lubina puede aparecer poniendo nuestros conocimientos a prueba

Hasta que llega el día en el que estoy en esa piedra que nadie me ha dicho, a la hora que desconozco si es la apropiada para pescar, lanzando hacia ese lugar con la duda de si voy a volver a perder el señuelo que tampoco sé si es el adecuado para aquel momento y aquel lugar. Todas esas dudas se disipan cuando siento un tirón al otro lado de la línea que me hace levantar el extremo de la caña de manera inconsciente, me acelera el pulso y me devuelve esa ilusión que sentía de pequeño en aquellas jornadas familiares, todo por haber logrado capturar esa ansiada lubina que tanto tiempo llevaba buscando. A partir de ese momento, todo empieza a cobrar sentido; nadie me había enseñado, pero aprendí a interpretar los diferentes spots de pesca, a identificar las condiciones más favorables, los equipos que mejor se adaptan a mi estilo y el tipo de señuelos más apropiado para cada uno de los diferentes y posibles escenarios.

En cada jornada de pesca ocurre algo inesperado que me sorprende

Tras años de experiencia en esta modalidad, todavía sigo aprendiendo. En cada jornada de pesca ocurre algo nuevo e inesperado que me sorprende y me lleva a replantearme si lo que sabía hasta ese momento era cierto. Entonces, solo queda volver otro día y comprobar si aquella lubina estaba allí por casualidad o si seguía algún patrón de conducta o similar.

Todo lubinero sueña alguna vez con la lucha de una lubina XXL como la que nos muestra Jorge

Pero claro, os preguntaréis en qué momento me decidí a crear un canal de pesca en Youtube. Pues es muy sencillo de explicar. En primer lugar, creé una cuenta de Instagram que utilizaba para subir fotos de mis capturas y de mi material de pesca. Ese perfil de Instagram comenzó a tener cada vez más y más seguidores; gente conocida y de mi entorno se empezó a interesar por mi afición y empezó a venir a pescar conmigo. A ellos les he explicado desde cero todo lo que había aprendido durante mis primeras y duras jornadas de fracaso. Sí, les he allanado el camino, pero descubrí la enorme satisfacción de ayudar a alguien a capturar su primera lubina e iniciar así a esa persona en este apasionante mundo de la pesca a spinning.

Podemos ver a Jorge pescando en su canal de Youtube

Fue en ese punto en el que se me ocurrió que lo mismo que estaba haciendo con mis amigos y seres queridos lo podía grabar, editar y subir a YouTube para que todo el mundo que esté empezando en esta afición vea el camino un poco más sencillo; una pequeña guía de conocimientos básicos siempre viene bien para no caer en la desesperación en esas duras primeras jornadas. Y como siempre digo en mis vídeos, no hay mayor satisfacción que aprender, descubrir lugares y obtener capturas por uno mismo. ¡La satisfacción es doble!

Quién le iba a decir aquel niño que ahora la gente lo iba a conocer

Un año después de comenzar con mi canal, ya son miles las personas que ven mis vídeos y que forman parte de la "Comunidad Lubinera". Quién le iba a decir a aquel niño que iba a pescar con su familia en aquellas inolvidables jornadas de verano que ahora la gente lo iba a conocer en diferentes lugares de pesca y saludándole con un "¡LUBINEROOO!".

La afición por la pesca de Jorge comienza desde muy pequeño

Sin embargo, mi objetivo principal cada vez que salgo de casa con mi caña de pescar es el de conectar con la naturaleza, desconectar de la rutina del día a día y comerme ese bocata con el ruido del mar de fondo y ese olor a salitre que me lleva otra vez con los míos, al lugar en el que comenzó esta increíble afición. Sin más, me despido tal y como lo hago en cada uno de mis vídeos: ¡NOS VEMOS EN EL MAR!

Sigue a Lubinas Rías Baixas Fishing en sus RRSS:
© 2021 Acciondepesca.com     Todos los derechos reservados.